El bebé que no quiso ir al cielo

IMG_9768Cada vez que se cuenta la historia, la madre llora… tal vez por angustia, dolor o liberación. Sólo los más adentrados espíritus en su ser lo pueden describir con facilidad.

Era el sétimo mes, un día que no estaba planeado en la gran agenda de vida, cálculos y medidas que manejaba la futura y primeriza madre… pero bebé ya no quería estar más en su nido, él quería volar.

Fue en el momento en que la enfermera sentenció ‘’si no pone de su parte, el bebé se muere’’ donde ella se dio cuenta que ese bebé era luz en su vida, que todo el sentimiento de temor y apariciones inesperadas, solo eran obra de un ser oscuro.

IMG_9770

La madre nunca fue la más valiente para aguantar dolores, nunca soportó una inyección y recordar su operación de una uña encarnada la hacía sentir escalofríos.

Pero ese 10 de febrero del 2015, mamá peleó la mayor batalla de su vida: parir a puro instinto un bebé que no conocía de fechas calculadas.

La quemada más cruel y profunda en sus emociones se la llevó cuando su hijo estaba retenido, cautivado y separado de su madre en aquella sola y expuesta incubadora, arañado de cables e inyectado de palabras ‘’si no sube de peso este bebé, las cosas empeoran’’.

IMG_9769Mamá no podía hacer nada más que arrodillarse ante aquel ser en el que creía e implorar por la vida de su hijo, el cual lo habían separado de ella al instante del nacimiento, sin piedad para unir los dos corazones que latían juntos.

¿Quién tiene la culpa? ¿quién es el responsable de tan atroz acto?

Su cuerpo no se veía bien, bebé no podía ver la luz que tanto deseaba, una venda lo separaba de los artificiales rayos de sol a los que estaba expuesto. Mamá lo alimentaba, a miles costos de meter su pecho por la incubadora, mientras lloraba silenciosamente, para que él no supiera.

El peso del bebé se mantenía en una montaña rusa, las subidas emocionaban y las bajadas te quitaban el aliento de esperanza. Su piel ya no tenía espacio para una aguja más. Los días pasaban y sus vecinos de cuarto dejaban esa habitación de dolor, pero bebé continuaba ahí.

La paciencia con la que lo alimenta, la emoción con la que le compra juguetes y ropa, es el reflejo del corazón de madre que tenía guardado…

IMG_0205

IMG_8917

IMG_0217

Don que nunca supo que tenía y que en muchas ocasiones no quería tener.

IMG_9468

Anuncios

3 comentarios en “El bebé que no quiso ir al cielo

  1. Nancy Mora Rodriguez dijo:

    Una historia realmente conmovedora .para las q somos madres se nos salen las lagrimas de saber q hay un Dios .q ha pasar de los problemas y dificultades él esta ahi .y una madre luchadora digna de admirar nunca perdio la esperanza de poder chinear a su pedacito de cielo.felicidades un abrazo .

    Le gusta a 1 persona

  2. César RC dijo:

    Que hermoso es saber cuan grande es el amor de Dios y cuan poderoso es ese deseo innato e inexplicable que tiene una mujer de dar, mantener y asegurar la vida de una criatura indefenza y fragil que llega a este mundo para dar felicidad y amor a un nuevo hogar, hogar que con su nacimiento forja bases nuevas y firmes !! No hay dificultad en la vida que el amor de madre no supere !! Le has dado vida a un Precioso Bebé!! Dios bendiga siempre al hogar donde se siembre esperanza y se coseche amor, Dios bendiga tú hogar !!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s