Ambientes inhóspitos

DCIM100GOPROGOPR1067.

Juli es tan normal como usted y yo. Incluso creo que es demasiado normal… pero no es inmune a las lecciones de la vida que te exprimen una cantidad ilimitada de sentimientos, entre ellos impotencia y soledad.

Juli sólo quieren que la reconozcan por esas cuatro letras, no desea popularidad ni vanagloria, sólo quiere vivir.

Ella, porta en sus manos un título que consta que es graduada de la universidad, pero esa hoja, que para ella está en blanco, no significa más que temor.

Trabajó en su profesión unos cuantos años, pero eso no la eximía de la terrible semana que iba pasar.

Ella llora, la angustia y su debate de ser lo que ese título le dice que sea o desviarse a conocerse y ser versátil, es una situación que la ata de manos y de espíritu.

¿Cuanto puede lastimarnos la presión social? ¿Hasta donde esa profesión nos obliga a ser lo más alejados del verdadero ser?

Un cuarto oscuro y vacío, es donde ella siente estar. Estudió tanto, se desveló varias veces por ese proyecto final y desembolsó tanto dinero, que la angustia que siente en este instante de no saber qué hacer con los retos de su carrera, la hacen sentir desamparada y cruel.

Cruel consigo misma de sentirse inerte. Nunca la prepararon para enfrentar esos profesionales que transformarían cada idea y trato que ella había dicho, en pura y mera confusión, en palabras que ella nunca se refirió.

No sabe si abandonar o continuar, no estudió para sentirse utilizada, ultrajada ni tonta. Desea luchar por demostrar que sí puede y que aunque no posee décadas de experiencia, tiene entrega y actitud.

Pero, como le dijo aquella sabia mujer que un día conoció: ‘’Lucha, defienda su posición pero hay cosas que nunca podrán ser para uno’’.

Tal vez para muchos ella no posee actitud porque siente desvanecer ante los obstáculos que esa prueba le demanda. Se muere lentamente por dentro, no duerme bien, no come, no ora, sólo vive estresada por esa confrontación.

¿Hacer lo que amamos debe implicar sufrimiento innecesario?

Juli no tiene un trabajo con el Estado, es una de las cientos de personas que deben demostrar que son excelentes, pero tampoco luchará por demostrar a otros profesionales que no reparan su atmósfera.

Juli puede ser usted o yo. Juli representa esa profesional frustrada de seguir las normas y lineamientos que la sociedad impone. Ella prefiere ser libre, conocerse y ser creativa en la profesión que eligió, sin tener que encajonarse en una trampa de ratones.

‘’Ser profesional no garantiza nada, algunas veces es aún más difícil porque hay que luchar con el qué dirán. La gente se incomoda que uno no ejerza su carrera como ellos quieren. Pero hay tantas maneras de hacerlo. Lloré mucho por mi confrontación laboral, pero descubrí quién era yo y ahora que lo sé, no lamento haber dicho que no a muchas buenas ofertas. Hoy me siento positiva, segura y capacitada de seguir mis instintos’’.

En ambientes inhóspitos, lleno de ego, títulos y competencias, sólo queda la esperanza de que cada persona haga lo que le plazca, ejerza lo que es y actúe como su alma le pide.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s