La que nunca prefieren

Hay tantas casualidades de la vida, que para bien o para mal, llegan a cambiar el terreno en el que se habita.

Ana, no es la típica mujer de un pueblo pequeño ubicado en nuestra hermosa zona Sur, ella es una mujer alegre, con autoridad y una muy buena dosis de picardía, que le gusta hablar de sexo y mucho más hacerlo.

Ella es ‘’la otra’’, la mujer con que la que un reconocido hombre le da la vuelta a su novia y casi esposa.

Ana no siente remordimiento, ella sabe cual es su lugar, el lugar que ese hombre le ha dado con orgullo, un lugar que todos saben pero nadie quiere hablar.

Llena de regalos, tiene que soportar la doble vida de un hombre que nunca la prefiere.

Lo de ellos es algo de sólo sexo, con un poco de amor. Ella se destroza cada vez que se nombra la palabra ‘’amor’’ en la entrevista que más bien se volvió en una charla de dos buenas amigas.

Todo lo que él le prometía a Ana, se lo cumplía a ‘’La Culebra’’, la novia oficial. Cada viaje, cada cena, cada cumpleaños, todo lo que Ana soñaba que hicieran juntos, él lo hacía con la novia.

¿Hasta donde puede llegar el beneficio de ‘’sólo es por sexo’’?

Tenemos tantos años de odiar a las queridas, que bien es cierto muchas se han ganado tanto desprecio, que nunca nos hemos puesto a pensar si soy las malas o son producto de ese mismo hombre que tanto amor emana.

Nunca, bajo ninguna circunstancia esté de acuerdo con las infidelidades ni mucho menos las justificaré, pero al conocer a Ana, me dio otra perspectiva.

Ana admira mucho a ‘’La Culebra’’, sabe que es una mujer trabajadora, sin vicios y buena, que lamentablemente no puede descubrir que ese hombre que ‘’la ama’’ desde hace muchos años cree que la exclusividad no aplica en él.

¿Porqué uno tiene que compartir un hombre?

Pero la culpa es de nosotras, que no decimos NO a tiempo, que toleramos porque ‘’es un hombre muy bueno’’.

Disculpen, pero un hombre que engaña, que juega con los sentimientos y que tiene DOBLE vida no se clasifica como bueno, se titula como cobarde.

Llegué a sentir mucho dolor por La Culebra y aún más por Ana, porque la segunda sabe que nunca será la oficial.

Ana representa esa mayoría de mujeres que desean compartir y que no han entendido que un gran desempeño sexual no es lo que importa.

Ana sufre todas las noches, todas las horas… Ella quiere casarse, pero aún no entiende que no lo logrará hasta que se encuentre a ella misma.

A todas las ‘’queridas’’, destrocen esas ideas de que él no les aplicaría el mismo juego a ustedes… Como dice el dicho: ‘’perro que como huevos, ni quemándole el hocico’’.

Ustedes son mujeres valiosas, que en algún momento de su vida creyeron que ser la segunda estaba bien y no es así.

A las oficiales ¡despierten!, la tolerancia ante una infidelidad no es señal de sabiduría, ni de grandeza ni mucho menos de admiración… más bien demuestra que la del problema no es Ana, es usted.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s