The One That Got Away

katy-perry-the-one-that-got-away

Imagen del video de Katy Perry – The One That Got Away

Pongo música aleatoria para poder inspirarme y de repente, suena esa impactante canción de Katy Perry: The One That Got Away.

Me quedé fría y un espasmo invade mi cuerpo. Años después, aún recuerdo.

Esta canción me hizo buscar lo que hace poco leí:

Paulo Coelho dijo: “Dicen que a lo largo de nuestra vida tenemos dos grandes amores: uno con el que te casas o vives para siempre, puede ser el padre o la madre de tus hijos…Esa persona con la que consigues la compenetración máxima para estar el resto de tu vida junto a ella..”

“Y dicen que hay siempre, un segundo amor, una persona que perderás siempre, alguien con quién naciste conectado, tan conectado que las fuerzas de la química escapan de la razón y te impedirán siempre, alcanzar un final feliz.”

“Hasta que cierto día dejarás de intentarlo…Te rendirás y buscarás a esa otra persona que acabarás encontrando, pero te aseguro que no pasarás ni una sola noche, sin necesitar otro beso suyo o tan siquiera discutir una vez más.”

“Ya sabes de quién que estoy hablando, porque mientras estabas leyendo esto, te ha venido un nombre a la cabeza. Te librarás de él o de ella, dejarás de sufrir, conseguirás encontrar la paz (será sustituido por la calma), pero te aseguro que no pasará ni un sólo día en que desearás que esté aquí para perturbarte.”

“Porque a veces se desprende más energía discutiendo con alguien a quién amas, que haciendo el amor con alguien al que aprecias.”

‘’¿Porqué nunca se puede estar bien?’’, escuché en varias ocasiones en charlas con mis amigas.

Y es que la plenitud se alcanza pero siempre seguirá ahí, aún en lo mas profundo del corazón esa persona que nos hizo palpitar y llorar de las maneras más bellas y crueles que hayamos podido experimentar.

Me encantaría hablar en primera persona, pero hoy no se trata de mí, se trata de todas las mujeres que andan divagando por el mundo, con un esposo al que aman, hijos que darían sus vidas por ellos, pero que aún con toda esa saciedad, siguen pensando en ese amor.

Un día le pregunté a una mujer que admiro muchísimo y que ya tiene su familia: ¿Todavía piensa en él? a lo que me respondió:

‘’Todos los días de mi vida, no hay ni un solo instante que no piense como sería tener esto con él. Amo a mi esposo y amo todo lo que él representa, la calma que me da, la tranquilidad y el equilibro. Amo que vaya a trabajar todos los días para tenernos con todas las comodidades, amo que me dé mi espacio y que no me exija nada… Pero a pesar de todo eso, extraño aquella parte que también fui. Muchas veces lloré y le reclamé a la vida porqué él no podía ser esa persona que yo necesitaba que fuera’’, confesó con lágrimas en los ojos.

No sé en que momento, sentí que éramos dos mujeres que necesitaban llorar… y así fue.

Los recuerdos pueden ser realmente devastadores, más cuando se trata de etapas de una falsa saciedad… o desempolvar los recuerdos también  puede sacar esa espinita que estaba ahí desde hace años y que no había sanado porque no se podía hablar de eso.

‘’Me encantaría hablar con él, tal vez reclamarle, porque nunca pude hacerlo.  Tal vez me gustaría abrazarlo, oler su perfume, mirarlo a los ojos y decirle que lo amé profundamente y que gracias a él puedo amar a mi esposo con madurez. Me encantaría tomarlo de la mano y llorar, llorar y llorar y que las lágrimas formen una atmósfera de perdón y sanidad y poder continuar nuestras vidas, cerrando ese capítulo’’, sus lágrimas no dejaban de correr por su rostro.

Continuó…

‘’Simplemente un día me cansé de su juego, de ser esa persona que nunca iba a poder estar él. Recuerdo que el último mensaje que le envié, él estaba en la casa de su hermana y me dijo que no me podía contestar más porque iban a llegar unos amigos, pero yo sabía que no eran amigos. Ese día en la noche, supe tres cosas: yo ya no representaba una prioridad en la vida de él, ya no se podía arreglar lo que teníamos y que si no escapaba de ahí, nunca lo iba a hacer’’.

Sentí que compartimos el sentimiento más de lo pensaba. No sé como esta historia me cautivó tanto, pero no podía evitar sentirme mal por ella y por la vida misma, por esas constelaciones que se confabulan y hacen que las cosas entre dos personas no se den.

Tal vez puede ser el mismo Dios, librándonos de un mal inminente, salvándonos de un dolor que nunca disfrutaríamos.

Tantas mujeres que caminan y ven ese amor a otro lado de la cera, en el carro de la par o en un restaurante, y no pueden hacer otra cosa más que ignorar el pasado que está a 20 metros de distancia, existiendo ahí, como si nada pasara cuando realmente pasa todo por dentro.

bkle0

No se si realmente a ella se le va a dar la oportunidad de sacar todo lo que tiene por dentro, si algún día, por las casualidades de la vida, él leerá este mensaje y la buscará para pedirle perdón o ella a él.

Lo que sí sé, es que todos, aún en lo más profundo de nuestro ser, detrás de ese maquillaje, esa profesión o esa vida ya resuelta, tenemos un sentimiento de vacío en nuestro corazón por esa persona que nos vino a revolucionar nuestra vida.

 

P.d: Favor escuchar:

Iris- Goo Goo Dolls

The One That Got Away- Katy Perry

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s