¿Porqué me critico tanto?

Basta con sentarse a la mesa con un par de tías entradas en edad para poner en subasta todas las cosas que están mal en nuestro cuerpo, para darnos cuenta cuánto nos está afectando.

Hoy exaltamos tanto el empoderamiento femenino que se nos olvida que aún cuando nadie nos ve, tenemos luchas internas de cosas que odiamos de nosotras mismas.

Y sin tener título y sin quererlo: somos juezas sin democracia.

Nos ponemos condenas que sabemos que nos van a doler, nos limitamos de pequeños grandes placeres para así, en una búsqueda falsa de saciedad, quedarnos como prisioneras de nuestras propias ideas.

En un contexto más intimo, me sucede que como muchísimo cuando me siento estresada. N-O—L-O—P-U-E-D-O controlar. Perdón. Sí puedo, pero se me hace difícil.

Y gracias a esa ruta de escape engañoso, ningún pantalón me quedaba, ni para qué hablar de los shorts.

¿Cómo debía de sentirme?
IMG_0401

Tenía dos panoramas con los que me levantaba todos los días.

Podía:

1. Sentirme muy mal, juzgarme, entrar al Facebook y ver todas las imágenes de amistad en vestido de baño y compararme por no ser así de esbelta o no tener estrías. Llorar y desear no haber nacido.

Ó sentirme tan mal por no reconocerme, por mis malos hábitos, mis críticas y decidir que yo soy más que eso.

Ser gorda no es malo, hemos comprado esa palabra como algo satánico, cuando en realidad es cuestión de perspectiva.

Ser flaca tampoco es sinónimo de ser perfecta, hay quienes sufren porque toda su vida las han tratado de enfermas anorexias.Recuerde ver una imagen en redes que decía ”si usted come y no engorda, no le pida nada más a la vida”¿qué debo pensar de eso? ¡hay mujeres que NO disfrutan eso y viven acomplejadas!

Erramos cuando creemos que disfrutar la vida es descuidarse, comer lo que sea cuando sea.

Nos equivocamos cuando creemos que Netflix va a solucionar nuestra vida sumergiéndonos en una utopía.

Yo provoco el cambio con mis acciones y mis convicciones. Yo decido que me hace sentir mal y que no.

Nos acostumbramos a siempre criticarnos cuando nos sentimos gordas y ese hábito nos está matando.

¿Cómo hago para salir de ahí?

1- Si se siente disconforme con su cuerpo, le recomiendo fuertemente que haga algo por salvarlo. Mi peso estaba limitando mi movilidad, por lo que decidí que quería volver a hacer cosas por mi que antes hacía, como agacharme y no sentir que no me podía levantar.

Hace un tiempo atrás empecé a entrenar y ¿saben? En la segunda semana empecé a hacer ejercicios que parecían un sueño.

2- Si su tendencia es compararse, evite todas esas imágenes que usted busca para autolastimarse. Usted es una persona distinta a la que usted envidia. Todas tenemos luchas distintas. Nuestros genes son diferentes. Compararse no es sano.

3- Póngase objetivos ALCANZABLES. No podemos pretender bajar 20 kilos en un mes, lo que vamos a terminar es frustrándonos aún más. Empiece con algo fácil: hoy caminaré 200 metros, la otra semana tomará una ruta que tenga cuestas. Dígalo conmigo: Poquito a poquito.

4- Reemplace el ’’estoy muy gorda’’ por ‘’soy una mujer única que necesita hacer algo por ella misma’’. Usted es lo que usted habla. ¡Créasela! Tenemos más virtudes que defectos.

Siempre he escuchado a mi mamá decirme: Si no puede esconder algo que no te gusta, destácalo.

5-Si fuera tan fácil, todas lo haríamos, pero… SEAMOS HUMILDES al reconocer que ocupamos ayuda o inclusive que ocupamos a alguien que nos escuche.

La mayoría de veces el problema lo hacemos en nuestra mente imaginando lo malo que sería cuando en realidad no es tan malo el asunto.

Todas ocupamos sentirnos amadas y apoyadas. Necesitamos que nos digan: ¡Yo viví lo mismo y te voy a ayudar!

Tengo una amiga que conocí en el gimnasio, Eve, que es un sol. Ella sufrió por su peso mucho tiempo hasta que decidió hacer algo por ella misma. ¡No para de entrenar! Aún cuando llueve, cuando la clase es difícil, cuando no puede más, ella sigue esforzándose.

Y supe que no estaba sola en esto, cuando me dijo: ”Barb, yo entreno mucho, pero la ansiedad me está matando”. ¡Ahí supe que ya alguien sentía lo mismo que yo!.

Nos alentamos juntas. Nos apoyamos porque sabemos que esto no es una competencia, sino una lucha interna con nuestra inner bitch.

Flaca o gorda, todas pasamos luchas. Maquilladas o con la cara lavada, seguimos siendo mujeres que sufren y ríen. Solas u acompañadas, luchamos.

IMG_0349

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s