¿Mamás luchonas?

Ya los memes de ‘’ a la que es madre y padre a la vez’’ nos tienen cansados. Algunos porque creemos que el rol de madre es justamente ese: SER madre.

Pude conversar con una mujer, que con su historia, me inspiró de pies a cabeza. Su vida de fiesta en sus veintes, la llevaron a criticar y reírse de aquellas mujeres que se embarazan y no saben quién es el papá, a aniquilar con sus burlas a quienes los hombres las abandonaban…

Pero un día, después de terminar con su novio e ir a una cita con un desconocido… Justo después de el acto sexual, ese muchacho que apenas conocía le dijo: Usted va a quedar embarazada.

WTF?

A los días volvió con su novio, el amor de su vida, todo estaba bien… hasta que…

Resultó que estaba embarazada y ella sabía muy bien que no era de su novio.

Es justamente aquí donde yo quiero que usted se detenga y piense: ‘’PUDE HABER SIDO YO’’.

Estar embarazada de alguien que apenas conocía, ver a su novio salir por la puerta con todos los sueños tirados en el piso y enfrentar al mundo sola, no era algo de lo que ella estuviera orgullosa.

Tanto se rió que esta vez le tocaba a ella.

Quisiera contarles que la historia mejoró en los meses siguientes, pero no. Los comentarios que alguna vez ella hizo, se le devolvían al triple.

La despidieron de su trabajo y su bebé crecía cada vez más. Nunca pudo llevarse bien con el padre de su hijo, hasta el día de hoy, dos años después, él no ve al chiquito.

¿Quién le va a dar trabajo a una mujer embarazada?

Tuvo que dejar a su bebé de meses para poder conseguir oportunidades en empresas que no le pagaban la capacitación en San José, semanas sin poder ver a su hijo, aferrada a la esperanza de que todo iba a salir bien, a que ya había aprendido la lección.

Después de estar en el piso, con su autoestima pisoteada, sola… pero con un hijo saludable, supo que gracias a él, a ese pequeño indefenso de ojos encantadores, la había salvado.

‘’¿Quién le dio vida a quién?’’

Y justamente supe que abrió su corazón cuando me confesó que ella no quiso ser madre en esas circunstancias, pero que gracias a él, ella supo de qué estaba hecha.

Hoy agradece todos los días por su trabajo, por su hijo y por todas las situaciones difícil que tuvo que enfrentar para poder sacar a su hijo y a ella misma adelante.

Ella, al igual que muchas, desagrada el término de ‘’mamá luchona’’, porque se ha prostituido con su verdadero significado.

No me gusta el término de ‘’mamá luchona’’, considero que es despectivo y ofensivo. Las mujeres tenemos ese poder de sacar fuerzas donde no queda nada, de luchar ante todo para darles bienestar a los de uno, a pelear si se meten con nuestros hijos.

Las mamás no pueden ser papás, pero pueden ser TREMENDAS MADRES.

Mi mamá siempre me ha dicho que ‘’los hijos son de las mamás’’.

Al principio pensé que era muy machista decir eso, ¡ni que uno los hubiera hecho sola!… pero luego entendí que sólo las mujeres tenemos ese instinto protector hacia nuestra herencia.

Fotografía por Esteban Miranda

Son quienes pasan el día pensando si ya comieron o tomaron medicinas, si llegaron bien al colegio… Las que intuyen cuando algo esta mal y las que amenazan de ser necesario para salvar.

Las madres siempre ocuparán un lugar indispensable en nuestra vida, pero jamás ocuparán el espacio de un padre. Son dos roles totalmente distintos.

Hay quienes no crecieron con la figura paterna y no la necesitan, porque nunca lo tuvieron, a lo que me explican. Pero tuvieron una madre que hizo su papel lo mejor que pudo y trabajó para rellenar todos los vacíos.

Hay otras personas que sus padres emprendieron un viaje por trabajo o superación y nunca más regresaron, y mamá estuvo ahí, para limpiar sus lágrimas, pero el espacio de papá siempre estará ahí.

Y hay quienes, papá murió, y aunque mamá trate de reemplazarlo con su amor y su fuerza, nunca lo podrá suplantar.

Las mujeres somos resilientes, las madres nos demuestran eso todos los días, su capacidad para superar todos los obstáculos nos enseñan a ser mujeres guerreras y hombres considerados.

ESTO NO ES UNA COMPETENCIA.

¿Porqué esa bendita costumbre de querer ser hombre también? ¿De ver quién es más fuerte, más capaz, más entregado, más leal?

GIVE ME A BREAK

La mayoría se burla de nosotras las feministas, porque hay quienes creen que hay que devolver el machismo de vuelta. ¡NO! Así no son las cosas. Ciertamente luchamos por nuestros derechos, por igualdad de condiciones, pero… ¿también queremos equidad, no?

Decimos que podemos hacer cualquier cosa, pero si ocupamos mover un mueble pesado, ahí sí ocupamos a un hombre.

Y me molesta porque ‘’las mamás luchonas’’ se pavonean con su frase de ‘’ser mamá y papá’’ pero lo que logran es incentivar la competencia desleal, los resentimientos y el rechazo.

Como muchos sabe, desde los 15 años perdí a mi papá. Mi mamá ha hecho un trabajo impecable para que nunca me falte nada. Pero el lugar de mi papá nunca lo va a poder rellenar. Ella es una madre magnifica, no tengo palabras para agradecerle todo lo que ha hecho. Pero yo quiero que ella siga siendo eso: mi mamá.

Fotografía por Esteban Miranda

¿Para qué seguir competiendo de quién ejerce su rol como madre/padre mejor?

En este mes de las madres, quiero enaltecer a todas las mujeres que SON MADRES, que cumplen su rol lo mejor que pueden, que aún con mil heridas, siguen en pie luchando por sus hijos.

A las que se creen MADRE Y PADRE A LA VEZ, meditemos. Hay algo que debemos sanar.

Más que crear polémica, es conocer que somos suficientes siendo mujeres, que no ocupamos tener un papel masculino para impresionar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s